Bingo Roma con la seguridad

En Bingo Roma hemos unido dos conceptos que consideramos clave para la seguridad activa de nuestros clientes y trabajadores: cámaras de seguridad y reconocimiento facial.

En la actualidad las cámaras de seguridad se encuentran entre los dispositivos de seguridad electrónica más reconocidos mundialmente. Su principal objetivo es registrar en vídeo todo lo que sucede en un espacio concreto. Este tipo de sistemas aportan valor y seguridad a nuestros clientes.

En el sector del juego, más en concreto en el del bingo, casinos o salones de juego, nos encontramos con dos principales problemas: el control de acceso y la identificación de edad.

Todo aquel que quiera hacer uso de las instalaciones, ya no solo entrar a la sala de bingo, sino hacer apuestas deportivas, jugar a la ruleta o a las máquinas B2/B3…, debe pasar por el control de acceso, donde se le pedirá su DNI. De esta manera, queda registrada la persona que ha entrado, se hace una verificación de su edad (ya que no está permitida la entrada a menores de 18 años), así como una comprobación con el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego.

El resultado de la persecución de nuestro objetivo (el garantizar la seguridad, así como el cumplimiento de la normativa vigente) es el reconocimiento facial. Este, no requiere la colaboración por parte del cliente, Es facial, sin contacto, a distancia y en movimiento.

Actualmente, estamos actuando activamente para asegurar el control de acceso de clientes a través de reconocimiento facial (estima la edad). De este modo, nos acercamos a garantizar el cumplimiento de la normativa y la seguridad por distintas vías alternativas.

Bingo Roma se asegura en todo momento de que la identidad de nuestros clientes no se ve comprometida. Respetando no solo la Ley de Protección de Datos, sino también la Ley de Protección de Imagen y de Derecho al Honor. Nuestro comedido es ser proactivos para ganar seguridad.